domingo, 21 de julio de 2013

Nuggets de pollo



La primera vez que probé los nuggets de pollo fue siguiendo la receta de Susana, que tiene un blog espectacular. Nos encantaron a todos, así que nunca he comprado los industriales. Son muy fáciles de hacer y salen muy buenos. Y si los acompañas de un buen pan casero, como el pan candeal que podéis ver en la foto y unas patatas fritas, no hay quien se resista. 

Yo suelo hacer las dos pechugas del pollo, suelen sobrar unos pocos, pero en este caso, al día siguiente, a nadie le importa repetir, intento que los que sobren estén crudos y ya está. Alguna vez los he hecho con una bandeja de carne picada de pavo y pollo de 400 gramos, no es lo mismo, pero para un aprieto puede servir. Cuando los hago con las pechugas, desde que se me rompió la picadora, las trituro con la batidora.

Para mí, los hago a la plancha, con una gotita de aceite de oliva y el fuego más suave hasta que se le hace una costrita dorada. Hay que tener cuidado con el fuego, ya que al tener poco aceite se queman con facilidad.

Aquí os explico la receta al estilo tradicional, pero en Bocados de Cielo la podéis ver así o hecha con Termomix.




INGREDIENTES (para 16-18 nuggets):

  • 2 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel (se puede sustituir por una bandeja de 400 gramos de carne picada de pavo y pollo)
  • 100 gramos de queso de untar tipo Philadelphia
  • 100 gramos de leche
  • 100 gramos de pan rallado (a veces le echo un poco más, ya que las pechugas no siempre pesan lo mismo y se puede quedar difícil de manejar)
  • sal, pimienta negra y nuez moscada recién molidas
  • 2 huevos para rebozar (yo no los suelo poner)
  • Más pan rallado para rebozar



ELABORACIÓN:

Trocea las pechugas en trozos pequeños. Pica con la batidora o la picadora hasta que esté bastante desmenuzada. Yo lo suelo ir picando en montoncitos pequeños y los voy pasando al bol. Si queda algún trocito entero no pasa nada, al formar el nugget no se nota y al comerlo tampoco. Añade los 100 gramos de leche, queso y pan rallado, así como la sal, la pimienta y la nuez moscada. Mezcla los ingredientes, se puede hacer con la picadora, con una espátula o amasando con la mano. Si la masa está demasiado pegajosa, añade un poco más de pan rallado. El resultado es una masa blanda que se pega un poco a las manos, pero se puede manipular.

Haz bolas del tamaño que prefieras. Yo las hago más o menos como albóndigas grandes. Si quieres, pásalas por huevo. Aplasta las bolas con cuidado en el pan rallado, dejándolas de un grosor de unos 5 milímetros.

Fríe los nuggets en aceite de oliva caliente, pero no demasiado, si no se queman por fuera y se quedan crudos por dentro. Si el aceite está demasiado frío, absorben mucho aceite y quedan más blandos. Cuando estén dorados, déjalos sobre un papel de cocina en un plato para que pierdan el exceso de aceite.

Si te van a sobrar, los puedes guardar en una fiambrera y congelarlos. También los puedes congelar envueltos en papel de aluminio. Para hacerlo, lo mejor es poner, una tira de papel de horno entre los nuggets, para que no se peguen entre sí. Cierra bien el papel de aluminio para que no se resequen. Para volver a freírlos, no hace falta descongelarlos, se pueden usar directamente como los que venden precocinados.

Sale una buena cantidad, aquí tenéis la foto en crudo.












2 comentarios:

  1. Qué receta salada tan estupenda, la tengo que probar. Un saludo, Conchi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Ya verás como os encanta. Besos.

      Eliminar

No te olvides de dejar tu comentario. Tu opinión es importante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...