domingo, 6 de enero de 2013

Pastissets de boniato (pastelitos de boniato)

Cuando decidí hacer pastelitos de boniato para estas Navidades, que son muy típicos en Valencia, encontré una receta que me gustó bastante. Se lo comenté a Mila, mi vecina y amiga, que también comparte mi afición por la repostería, y me dijo que ella las hacía con su abuela, que tenía una pastelería. Como el relleno de dulce de boniato ya lo tenía hecho, fui a su casa, me enseñó a hacer la masa y pasamos la tarde horneando. Fue muy divertido y provechoso, aprendí unas cuantas cosas y además, para mi sorpresa, me encantaron (yo nunca como pastelitos de boniato porque nunca me han gustado). Su receta de la masa es la que explico aquí, aunque yo la hago con la mitad de azúcar, ya que en casa nos gusta más. Salieron buenísimos y, aunque son un tanto elaborados, recomiendo hacerlos, ya que se pueden hacer con los niños y es muy divertido.

La receta original del relleno da para hacer varias hornadas, así que, en lugar de usar 1,5 kilos de boniato, yo hago sólo la mitad. Es muy importante hacer el dulce de boniato el día anterior para que le dé tiempo a enfriarse.





























INGREDIENTES:

Para el dulce de boniato:

1.500 gramos de boniatos blancos enteros
1 kilo de azúcar
225 mililitros de agua
La ralladura de la piel de dos limones
Canela en polvo


Para la masa:

125 mililitros de anís seco
250 mililitros de aceite suave (de oliva o girasol, yo puse de éste último)
250 gramos de azúcar (yo le puse 125)
Harina de trigo (la que admita, yo empiezo con 500 gramos y voy añadiendo, suele admitir unos 750 gramos, más o menos)
Un poco de azúcar para espolvorear




ELABORACIÓN:

Dulce de boniato:

Asa los boniatos en el horno o hiérvelos hasta que estén tiernos (yo los aso en el microondas, de uno en uno, pinchando con un cuchillo de vez en cuando). Déjalos templar, pélalos y tritúralos.

Haz el almíbar, poniendo el agua junto con el azúcar en un cazo. Tiene que quedar espeso. Entonces, añade el puré de boniato. Mézclalo bien (yo lo hice con unas varillas y mucho cuidado de no salpicar ;) ). Baja el fuego al mínimo y añade la ralladura de limón y un poco de canela en polvo. Remueve de vez en cuando para que no se pegue hasta que quede una crema finita. Si quedara algún que otro grumito, puedes triturar la crema para eliminarlos.

Masa:

Mezcla el anís con el aceite en un bol grande. Añade el azúcar y mezcla. Tamiza la harina y añádela a la masa. Ve mezclando con una cuchara de madera hasta que empiece a estar sólido. Coloca sobre la tabla y amasa, añadiendo más harina, hasta que deje de pegarse en los dedos.

Haz bolitas con la masa de unos 40 gramos (yo las pesé en la báscula para que salieran todas iguales), o un poco más pequeñas que una pelota de golf. Coloca una bolita sobre un cuadrado de papel vegetal de 10x10 centímetros y aplástala con la palma de la mano y las yemas de los dedos y dale forma redondeada. Tiene que quedar fina, pero no demasiado. Pon un poco de relleno en el centro, a lo largo. Ten cuidado de no poner demasiado, ya que si se sale cuestan de cerrar. Ayudándote con el papel de horno, coge un extremo y únelo con el contrario. La masa se pega automáticamente, así que sólo hay que sellarlo con los dedos. Retira la empanadilla del papel y colócala en la bandeja del horno forrado con papel vegetal. Espolvorea por encima con un poco de azúcar. Haz lo mismo con el resto de bolitas.

Precalienta el horno a 180ºC. Cubre los pastelitos con azúcar en grano y hornea con calor arriba y abajo durante unos 15 minutos o hasta que empiecen a dorarse los bordes.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te olvides de dejar tu comentario. Tu opinión es importante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...